Buque Tanque Baja California último barco en que navegó el Capi, en su tiempo fué el Tanquero más grande de la flota de PEMEX
Buque Tanque Tampico, en este petrolero el Capi navegó como primer oficial en la 2da. Guerra Mundial en el Atlántico Flota Pemex
Flota Pemex
Historia de la Flota de Pemex
Conforme al Decreto del 18 de marzo de 1938, dentro de las compañías petroleras expropiadas se encontraban Naviera San Cristóbal, Naviera San Ricardo y Mexicana de Vapores de San Antonio, cuyos bienes pasaron al Consejo Administrativo del Petróleo que constituyó a las empresas expropiadas el 19 de marzo del mismo año; posteriormente, al crearse Petróleos Mexicanos en junio de ese año, este Consejo desapareció. Las compañías de San Cristobal y san Ricardo, que manejaban los asuntos marítimos de la Compañía Mexicana de Petróleo El Aguila, entregaron al patrimonio nacional sus embarcaciones que se enlistan en el cuadro de la siguiente columna, con referencia de su nombre anterior y el que se les asignó. Cabe señalar que el equipo de embarcaciones en el año de la expropiación tenía ya un promedio de vida de 23 años aproximadamente.
Posteriormente, la administración adquirió, además, el buquetanque cubano Amolco, al que se matriculó como Cuauhtémoc. En 1939, la administración de Petróleos Mexicano, ordenó a los astilleros italianos de Ansaldo, en Génova, la construcción de tres buquetanques para el transporte de sus productos al exterior, con los adelantos más modernos y una velocidad de 11 nudos. Estos buques se denominaron Poza Rica, Minatitlán y Pánuco, pero nunca llegaron a las costas de México, pues cuando se ordenó el nombramiento de las tripulaciones que deberían conducirlos de Europa a nuestro país, los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial dieron lugar a que el gobierno italiano los incautara, privando a la marina mexicana de 3 unidades con costo de 1300000 dólares cada una. Por lo anterior se adquirieron los buquetanques noruegos Binta y Bisca, de 9,402 y 9,742 toneladas de peso muerto, dotados con un motor de 2,400 caballos de fuerza y 10 nudos de velocidad a toda carga, al precio de 600 mil dólares cada uno; esas naves recibieron, al llegar a aguas mexicanas, los nombres de Cerro Azul y Tampico, respectivamente. Además, se compró un buque de bandera alemana, el Tina Amundsen de 10,960 TPM, que estaba en Coatzacoalcos y que se abanderó con el nombre de Juan Casiano; éste, se perdió cargado durante su navegación frente a la costa oriental de Estados Unidos en viaje a Nueva York durante un intenso temporal. Posteriormente, Petróleos Mexicanos adquirió seis buques que navegaban con bandera extranjera: Los Ángeles, Hugoton, Hoxbar, Dillwing, Hasley y Aztec, que fueron abanderados mexicanos, con los nombres de Toteco, Tamaulipas, Veracruz, Cacalilao, Furbero y Azteca, respectivamente. Estos seis buquetanques fueron adquiridos sin que se hubiera logrado cambiarles la matrícula americana que tenían, debido a circunstancias especiales provocadas por la Guerra Mundial y que no pudieron ser eludidas por nuestro gobierno, por lo que continuaron haciendo el servicio para Petróleos Mexicanos con esa matrícula y tuvo que constituirse en Estados Unidos, bajo sus leyes, una compañía que administrara los buques, bajo la razón social Mexico Shipping and Trade Company, dependiente de la Administración de Petróleos Mexicanos. Al terminar la Guerra Mundial y ya no habiendo impedimento alguno, pudo lograrse la completa traslación de dominio a la matrícula mexicana de Cuatro de ellos, excepto el Tamaulipas y el Furbero, que habían sido hundidos en 1942 frente a la costa oriental de Estados Unidos de Norteamérica. En 1941 dado las condiciones por las cuales atravesaba México, debido a la guerra, llevaron al Presidente de la República, General Manuel Ávila Camacho, a expedir un Decreto el 8 de abril de 1941, por el que ordenó la incautación de nueve buquetanques extranjeros fondeados en puertos nacionales, basado en el derecho tradicional conocido con el nombre de Angaria, que de acuerdo con la doctrina internacional, concede a los estados beligerantes el requisamiento para su propio uso de los transportes que estén bajo su jurisdicción y que pertenezcan a estados neutrales, siempre que los armadores de los mismos sean compensados debidamente por el uso y aprovechamiento de su propiedad. Junto con estos tanqueros se incautaron tres buques de carga blanca. El buquetanque Amatlán, de 8,965 toneladas de peso muerto, 9-1/2 nudos de velocidad, fue torpedeado el 4 de septiembre de 1942 a las 23 horas, frente a las costas tamaulipecas. En el mes de septiembre de 1942, habiendo quedado comprendido dentro del Decreto de expropiación de buques extranjeros internados en el país, el buquetanque francés Merope fue valuado por peritos de Petróleos Mexicanos y de la compañía propietaria del buque; la administración de Petróleos Mexicanos lo recibió en el puerto de Tampico, donde fue abanderado mexicano con el nombre de Potrero del Llano II. En el año de 1949, terminada la Segunda Guerra Mundial, Petróleos Mexicanos incrementó nuevamente su flota y adquirió en Estados Unidos, cuatro buquetanques de un tipo de construcción llamado Liberty de 10,500 TPM de nombre: H.L Elsworth, Sholes, Thompson y RJ Cleveland, que recibieron los nombres de Reynosa, Ciudad Madero, Azcapotzalco y Mata Redonda, respectivamente. También se adquirió el buquetanque Transwaal de 2,946 TPM el cual se denominó Salamanca. En el año de 1951, PEMEX compró el buquetanque Aruba, de construcción española, abanderado con el nombre de Miguel Alemán y en 1954 compró también el buquetanque Borgny de origen noruego, que fue matriculado con el nombre de Miguel Hidalgo. El Poza Rica, uno de los tres buquetanques cuya construcción se había ordenado en 1939 a los astilleros italianos de Ansaldo, fue recuperado en 1952 después de un largo litigio con Inglaterra, que lo había retenido como parte de la indemnización debida a la expropiación petrolera y se le abanderó con el nombre de General Lázaro Cárdenas. Para el año de 1953 se empezaron- a dar de baja a los buquetanques de más años de servicio y cuya reposición era necesaria, además se siguió aumentando la flota mayor. En los años de 1958 y 1959 fueron comprados dos buquetanques, el Biscoe y Esso, el primero de ellos fue matriculado por Petróleos Mexicanos con el nombre de Baja California y el segundo, provisionalmente, como PEMEX S.A., mientras se le abanderaba con su nombre definitivo, aunque en ese intervalo se partió debido a un norte violento en enero de 1960 en la barra de Tonalá, perdiéndose en su totalidad ese mismo año. En los años de 1963 a 1964, Petróleos Mexicanos, para reponer en parte los buques dados de baja, adquirió en compra los buquetanques: Atlantic Marchioness, Atlantic Viscount, Atlantic Viscountess, Octavius, Atlantic Marquez y Atlantic Earl, cuyos nombres originales fueron cambiados por los de Presidentes de México: Presidente Guerrero, Presidente Madero, Presidente Carranza, Presidente Obregón, Presidente Calles y Presidente Juárez. Al darlos de baja en 1968 y 1969 se pudo utilizar sus nombres para otros nuevos, ordenados a los astilleros japoneses; más adelante se les identificó como: PEMEX D, PEMEX E, PEMEX F, PEMEX G, PEMEX H y PEMEX I. El PEMEX F, finalmente no se dio de baja porque se reparó, cambiando su nombre por el de Ignacio Allende, con el que navegó hasta 1973 en que quedó fuera de servicio. En 1965, Petróleos Mexicanos adquirió cuatro buquetanques que fueron matriculados como: Presidente Guadalupe Victoria, de 20,253 TPM y 161,940 barriles de capacidad; Presidente Abelardo L. Rodríguez de 17,728 TPM con una capacidad de 146,177 barriles; Presidente Lázaro Cárdenas, de 16,567 TPM con una capacidad de 156,535 barriles y el Presidente Juan Álvarez, de 19,406 TPM con una capacidad de 154,277 barriles. Adicionalmente, en abril de 1980 se contrató con Astilleros Españoles, S.A. la construcción de 2 buque tanques con una capacidad de 44,653 toneladas de peso muerto, siendo los B/T Lázaro Cárdenas II y Guadalupe Victoria II, así como también fue adquirida la tecnología de construcción como prototipo de los que se construyeron en los astilleros de Veracruz, Ver., los buque tanques Nuevo Pemex I (1987), Nuevo Pemex II (1988), Nuevo Pemex III (1989) y Nuevo Pemex IV (1989), siendo éstas las últimas embarcaciones incorporadas, hasta la actual Estrategia de Renovación de la Flota Petrolera. En el año 2007 la flota petrolera de cabotaje estaba constituida por seis embarcaciones nacionales, cuatro en arrendamiento a casco desnudo y 10 en fletamento por tiempo. Dada la aplicación de nuevas normas para el transporte de hidrocarburos por vía marítima por la entrada en vigor de las reglas ambientales internacionales MARPOL emitidos por la OMI y ratificadas por México en 1992, consecuentemente a partir del 2003 Pemex Refinación inició el retiro gradual de embarcaciones. Ante la necesidad de contar con embarcaciones nacionales, el Consejo de Administración de Pemex Refinación del 12 de abril de 2007, autorizó la adquisición de 10 embarcaciones por arrendamiento financiero y el arrendamiento puro de hasta 9 embarcaciones más. El 27 de diciembre de 2007 se publicó la convocatoria a la licitación pública internacional para el Arrendamiento Financiero con Opción a Compra, de 5 Buquetanques (documento). El 30 de mayo del 2008 se dio a conocer el fallo de la licitación en el que a la empresa Blue Marine Shipping S.A de C.V., se le adjudicaron contratos para el arrendamiento financiero de los buques tanque African Future y Wabash. Por su parte, a la empresa FTapias México S. A. de C. V., se le adjudicaron contratos para los buques denominados HullS-1017 y HullS-1018 (Boletín de prensa No. 082). Por otra parte, el 27 de noviembre del 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria a empresas navieras nacionales a participar en la licitación pública para el arrendamiento puro a casco desnudo de cinco buques tanque de 40 mil toneladas métricas de peso muerto, cada uno (Boletín de prensa No. 204). Con el arrendamiento de estos buques tanque, sumados a los cuatro que se contrataron a través del esquema de arrendamiento financiero, se da un importante paso en la definición de una estrategia integral de Pemex Refinación para enfrentar los retos del futuro. Para dar una idea de la importancia de este programa, basta señalar que en 2008, Pemex Refinación requirió transportar por vía marítima alrededor de 103 millones de barriles de petrolíferos para garantizar el abasto de estos productos en ambos litorales. El Capi realizando guardia en el puente del Baja California 1963

La Flota Petrolera durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, al incautar México barcos de los países del Eje (Italia, Alemania y Japón) que se encontraban en aguas nacionales, Alemania comenzó a mostrar cierta hostilidad hacia las embarcaciones mexicanas, que culmino con el hundimiento de los barcos “Potrero del Llano” y “Faja de Oro”, sin previa declaración de guerra. 

Ante estos hechos el Presidente de la República, General Manuel Ávila Camacho, manifestó lo siguiente: “México en la actual contienda guerrera se ha abstenido de todo acto de violencia y no ha escatimado ningún esfuerzo para mantenerse alejado del conflicto; que no obstante, las potencias del Eje han cometido reiterados actos de agresión en contra de nuestra soberanía; que agotadas las gestiones diplomáticas, es imposible dejar de reconocer y de proclamar, sin menosprecio del honor nacional y de la dignidad de la Patria, la existencia de un estado de guerra y por lo tanto se decreta que el país se encuentra en estado de guerra con Alemania, Italia y Japón…” 

Poco después en las costas de Tampico un submarino alemán fue bombardeado por aviones mexicanos, a lo que Alemania respondió hundiendo las embarcaciones mexicanas “Tuxpan” y “Choapas”, así como el vapor noruego “Condersen”, un pesquero cubano y el buque norteamericano “Tachira” en las aguas de Yucatán. 

El Capi durante la época de la Segunda Guerra navegó en el Atlántico y el Golfo de México en el Buque Tanque Petrolero “Tampico” realizando funciones como 1er. Oficial de Cubierta, el Capitán del “Tampico” era el Capitán Bandala, quien tenía la fama de zarpar a navegar de noche durante la guerra en rutas de zigzag como técnica de evasión de posibles ataques de submarinos, además de que evitaban las rutas costeras pues los submarinos alemanes estaban a la caza de buques y en alta mar era más fácil no ser detectados en el horizonte pues no contaban con luces de navegación por seguridad y todas las ventanas estaban tapadas para evitar ser vistos por los periscopios de los submarinos (blackout).  

Foto del Tampico antes de ser vendido a Pemex (Bisca), buque en el que navegó el Capi en la Segunda Guerra Mundial
BajaCaliforniaBiscoe
B/T Baja California (Biscoe) antes de ser vendido a PEMEX cuando ostentaba bandera Noruega

Capivazquez © All rights reserved